Lo que pudo ser y lo que acabó siendo


“Creyó sentir dolor, cuando una guillotina la seccionó en dos mitades exactamente iguales. Poco después, estaba deseando que el dolor fuese lo que acababa de sentir. La afilada cuchilla le había atravesado con un golpe seco; pero no era nada comparado con el acometido que habían reservado para ella. Siempre pensó que en su superficie se firmaría el enlace civil de una joven e ilusionada pareja. Quiso ser, durante demasiado tiempo, partícipe de la felicidad de unos novios que ya no conocería.

Sin embargo, había llegado su gran día. El momento en el que la tinta penetraría entre sus fibras y quedaría fijada en ella para siempre. Nada de lo que había imaginado iba a cumplirse. Ya sabía que no serviría para dejar constancia de una boda civil por escrito. El destino le tenía reservado un trabajo tan tétrico que le resultó hasta cómico, aunque seguramente era irónico, la palabra que buscaba.

Relegada a una simple mitad, su parte trasera iba a ser reutilizada y cuando la primera letra fue escrita sobre ella supo lo que realmente era el dolor. La culpa no podía achacarse al secretario, que la estaba manipulando, ya que lo hacía con una precisión envidiable. Su tormento, provenía de lo que estaba grabando sobre su piel.

Acabó aturdida y dolorida, sin saber muy bien que era lo que había pasado. Cuando se recompuso, pudo interpretar aquello que tanto le había dolido. Aún desorientada alcanzó a leer:


“Certifico que Camilo Bravo Lascorz, de 29 años, ha sido fusilado en esta ciudad el 30 de marzo de 1943 en cumplimiento con su sentencia.”

Sobre su delicada superficie se narraba el dolor de la muerte de un anarquista de veintinueve años, que había sido represaliado por el nuevo régimen. Un dolor que había sentido como suyo, como si a ella también le hubiesen atravesado las balas. Sintió una profunda tristeza, que se incrementó cuando comprendió que esa era su nueva cara. Las letras que todavía rezaban EXPEDIENTE de celebración de matrimonio civil quedaban ya atrás, en su espalda. Ahondado más en su depresión, también comprendió que ella misma era el recuerdo de un pasado mejor. La dura imagen de lo que pudo ser y de lo que acabó siendo.”




Camilo Bravo Lascorz nació en Salas Altas (Huesca) el cinco de febrero de 1915. En cuanto tuvo edad para trabajar se desempeñó como jornalero, además de afiliarse a la CNT. Con el estallido de la guerra, formó parte del Comité Revolucionario que pasó a gobernar el pueblo y se alistó voluntariamente en las milicias republicanas. Cuando Salas Altas pasó a manos franquistas, su padre, Camilo Bravo Blanco, fue ajusticiado sin que conste fecha ni lugar de los actos. Seguidamente, tras el final de la guerra, fue detenido cuando tenía intención de huir del país, motivado por la represión que presumiblemente recaería sobre él. Esta comenzó a partir de su detención y continuó en el juicio sumarísimo que le condenó a muerte el 27 de junio de 1942. En él, fue acusado de ser partícipe de más de diez asesinatos en la retaguardia republicana. Todos ellos, fueron negados por el acusado, llegando a aportar testimonios que hablaban en favor de su inocencia. En cualquier caso, fue fusilado en Barbastro (Huesca) el 30 de marzo de 1943 junto con el también anarquista y oriundo de su pueblo, Marcos Bosque Guallar de 39 años.

En el expediente del sumarísimo al que me he referido, aparece un documento donde se certifica el fusilamiento de Camilo Bravo Lascorz. Para ello, son reutilizadas las hojas de lo que debía ser un expediente de matrimonio civil. Estos fueron instaurados por la Segunda República, dando pasó a una modernización laicista del Estado. De esta forma, por los distintos ayuntamientos de la geografía nacional se repartieron expedientes matrimoniales en blanco para ser rellenados cuando llegase la ocasión. Con la llegada del régimen franquista, el país dio un paso atrás en este aspecto y los matrimonios civiles quedaron abolidos (salvo excepciones). Así que, en el Ayuntamiento de Barbastro un funcionario decidió reutilizarlo, dejando para la posteridad esta mezcla tan impactante en un mismo documento.




Fuente: Sumarísimo por adhesión a la rebelión y auxilio a la rebelión contra Altemir Lanau, Vicente; Bosque Guallar, Marcos; Bravo Lascorz, Camilo; Cantuer Feliu, Visitacion; Feliu Rodrigo, Isabel; Rubiella Arnal, Pedro; Berges Lajen, Francisco. Consejo de Guerra. Número de procedimiento: 3770-40. Folio 197.


Nota: los documentos se encuentran cosidos entre sí por lo que parte de estos queda oculta; además de hacer inviable su escaneado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MALO

Las montañas de la libertad. Ricardo Pes Bandres, una vida en la frontera.

EL QUE SE FUE A CUBA