EL MALO


Se llamaba Francisco Berges y era jornalero. Se llamaba Francisco Berges, pero durante su vida todo el mundo le conoció por su segundo apellido. Lagén le llamaban, pues también este era el nombre de su casa. De esta forma, a Francisco Berges se le conoció en vida como Lagén; sin embargo, los pocos que todavía conservan un breve recuero de él en su memoria, nunca se refieren a su figura como Lagén o como Francisco Berges.
Siempre lo hacen, sin excepción, con un sobrenombre póstumo que fagocita a la persona. Un título que prejuzga cualquier añadido posterior y que incluso consigue que se tema su débil invocación. Francisco Berges fue conocido como Lagén; no obstante, yo siempre he sabido de él como “el malo”. Simple y contundente.

La historia de Francisco Berges “el malo” (1907, Salas Altas – 1939, Albatera) ha permanecido ligada a su pasado como anarquista y como asesino, en concreto como el asesino del secretario de Salas Bajas (Huesca). Investigar si tras el sobrenombre de “el malo” se podía encontrar una persona real y no un mito fue un camino que comenzó buscando su nombre en Google.

El buscador ofreció nuevas pistas sobre su papel en la Guerra Civil donde sirvió en el Regimiento de Artillería Ligera nº 9. Con posterioridad, tal y como indica la fundación Bernardo Aladren fue fusilado en el campo de concentraciónde Albatera en julio de 1939. 

Sin salir del ordenador, la plataforma virtual PARES también ofreció datos más que relevantes para esclarecer cómo Francisco Berges acabó convirtiéndose en “el malo”. Salas Altas, Salas Bajas, Castillazuelo, Pozán de Vero, todos estos ayuntamientos guardan en sus registros las supuestas atrocidades cometidas por Francisco Berges, “el malo”.


Causa General de Salas Bajas en el que aparece el asesinato de Honorato Isla de Pablo. Aparecen como acusados del asesinato “Berges” y “Rubiella” de Salas Altas, sin que puedan incluir sus nombres. 

Declaración de testigo. La mujer de Honorato Isla de Pablo narra el asesinato de su marido aportando su versión de los hechos.

Tras el final de la Guerra Civil, Francisco Berges fue apresado en el Campo de Concentración de Albatera. Hasta allí, el dirigente de la Falange de Salas Altas hizo llegar un informe que fue tomado, por cierto, fusilando a Francisco Berges pocos días después de la llegada de la misiva.
Fragmento del contenido del informe:

“De su salvaje actuación podrían dar buena cuenta la mayoría de los pueblos de toda esta Comarca, conocido y temido en todos ellos; ni siquiera tiene en su haber un pequeño rasgo de humanidad y honradez, todo son crímenes repugnantes, cometidos a sangre fría y en pleno día. Las denuncias que contra el informado podrían recogerse, serían interminables, pues no hay pueblo de la Comarca en el que no haya dejado recuerdo de su sangrienta actuación, pues era indispensable su presencia en cuantos crímenes se cometían en toda la Comarca, siendo poco todo lo que se diga de este asesino, que tiene unas entrañas y un corazón de tigre porque sembró el terror y mucho luto en infinidad de hogares.”


Constatación de la muerte de Francisco Berges Lagén.

Como buen mito, la historia de “el malo” no ha podido ser corroborada en su totalidad por esta investigación. Lo único de lo que hoy podemos estar seguros es de su implicación en la muerte violenta de Honorato Isla de Pablo. El secretario de Salas Bajas fue asesinado, el cinco de mayo de 1937 a punta de pistola. En concreto, con una pistola que Francisco Berges disparaba. A sangre fría apretó el gatillo por motivos que no han podido esclarecerse con precisión.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las montañas de la libertad. Ricardo Pes Bandres, una vida en la frontera.

EL QUE SE FUE A CUBA